miércoles, 29 de noviembre de 2017

Eduardo Dalter


*  *  *

Nadie estuvo en sus ropas, en su patria, en sus raíces. 
Un silencio de lobo avanzó y corcoveó por estas calles.
El terror derribó puertas y espió por las mirillas.
Una conmoción de muerte, de la puerta para afuera
y de los ojos para adentro, nos exilió del otro
y fuimos gente sola, de mirada huidiza, en los rincones
como las hojas tristes que los vientos amontonan. 

De Estos vientos (1984)


               *  *  *

          Faltan las palabras, 
          o sobran otras veces.

          Los hechos las deciden 
          necesarias o las ahogan.

          Las abren y evidencian, 
          y las golpean día a día.

          Están bajo juicio sumarísimo.

                     *  *  *

          Dejá que entre la luz, 
          dejala que entre,

          que se acomode, 
          que abra su valija;

          no vayás a echarla; 
          dale de comer;

          dejá que ande por la casa.

                        Dos poemas de Silbos (1986)


*  *  *

Viento, háblanos del mar
que hoy estamos algo así
como aburridos, como tristes.
Afuera, ves, llueve,
llueve con ganas
y contigo. Háblanos
también de las costas
de Chacachacare y de Macuro
mientras tomamos el café
y miramos la ventana.
      Háblanos
así, del oleaje
torrentoso dando en los cargueros
que se inclinan
en las Bocas,
que hoy estamos desolados
y deseosos de tu magia.

* El autor vivió en Güiria, poblado costero venezolano, durante 1977 y 1978, y a esa experiencia corresponden los poemas del libro Las costas del golfo (1995).


Desocupado

Un desocupado, Dios, es una pieza única 
que hace a tiempo completo su trabajo;
una pieza insustituible
       a todo el engranaje;
una mudez; un grito; un balbuceo;
un canal nivelador
       que espera aguas,
aparentemente más cerca de la sequedad
       y el olvido
que de la administración planificada
       de riquezas.
Un desocupado, Dios, con su desierto
       y su niebla,
vital a este equilibrio de espejismo,
donde cada cosa empuja o devora
       a cada cosa.
Se repite, se confunde, y se alza
ya como discurso
de escena, que el desocupado está
       desocupado
de toda función o todo uso,
mientras la máquina infernal, abismal,
       ahonda el pozo.

De Informe de barbarie (2002)


Eduardo Dalter
Buenos Aires, Argentina

3 comentarios:

  1. Tiempo, lugares y poemas compartido.
    ABRAZO, Eduardo, José Antonio Cedrón

    ResponderEliminar
  2. Feliz aniversario Analía y muchas gracias por enriquecer nuestro espíritu. Un abrazo inmenso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus reconfortantes palabras, Zulema.
      Cariños, que estés muy bien
      Analía

      Eliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner