miércoles, 29 de noviembre de 2017

Cecilia Glanzmann


Oración de gracias

Gracias, Señor, por el sol
Y el mar
y el cielo y la arena
y los árboles y el agua
y la castigada y bella meseta
y la gente
y por la posibilidad de amarla
y de ser aceptado
y de ser rechazado.

Gracias, Señor, por los amores puros
de mis afectos hondos
y por la conciencia de entrega
con que me abarcas
con que me abarco,
y por las cruces diarias con los baobabs
          de Saint-Exupéry.

Gracias por estar en mí  y yo Contigo.

Del libro: Y aún el bosque mágico


*  *  *

una meseta tibia
   en la que me arrellano
una pradera de valle al sol
un almohadón de hierba tierna
un corazón de chocolate y menta
una isla de nubes en el celeste puro
un silencio de honduras del amor
un rinconcito que me abrazó siempre

una meseta dulce
tu pecho vasto tan mío
existencialmente nuestro.


*  *  *

Hay una paciencia sabia
en tu andar la vida
y cuando la impaciencia te acomete
he visto que lo primero vence en tu ser.
Creo que en mí bajo la aparente paciencia
ha imperado más el torbellino del hacer.

Gracias compañero del camino
por acercarme a la verdad del cielo
con los pies en la tierra en equilibrio justo.

Gracias por poner en mi balanza
la sonrisa cómplice
para la voluntad en espera.

Últimos dos poemas pertenecen al libro de la autora: Cuando amar es vertiente. Colección ERATO - Summa Poética, 2016


Cecilia Glanzmann
Nació en Bell Ville, Córdoba. Reside en Trelew, Chubut, Argentina

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner