sábado, 15 de abril de 2017

Ricardo Ponce Castillo


Sueños = Amor

Felices las afortunadas
que consiguieron al hombre
que les entregó todo su amor
para ser feliz; porque aún hay desafortunadas
que todavía deben convivir
con el cobarde que las golpea.

Felices las ancianas
gracias a sus hijos
que les ayudan a subsistir,
porque hay ancianas
vendiendo en las ferias libres para poder subsistir,
gracias a la indiferencia
de sus hijos.

Felices las mujeres
que trabajan para ayudar
al sustento de la familia,
porque hay mujeres
que trabajan incluso para mantener al vago que no está
ni ahí con trabajar.

¡Bienaventuradas ustedes
porque el reino de los Cielos les pertenece!


Cuando dijo no

Su paso cansino
se iba demarcando
en la arena de la playa,
iba a la par
con sus pensamientos,
que le corroían el alma,
es que no se explicaba
¿el porqué?,
había hecho todo lo posible
para agradarle,
para demostrarle
que su amor era sincero.

Cuando escuchó el NO,
pensó en muchas cosas,
pero había recibido
la sabiduría de Dios,
de sus padres, de sus amigos
y optó por la mejor alternativa:
Buscó de nuevo la sonrisa
de la vecina,
estaba seguro
que ese era el rumbo
que el tata Dios
le había señalado.


Ricardo Ponce Castillo
Coquimbo, Chile

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta publicación literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner