sábado, 15 de abril de 2017

Ezequiel Cámara


Visitando la facultad…

sólo se oía el ruido del viento
y el caer de la lluvia…
¡El edificio estaba a oscuras!
Presencia humana
no había alguna.

Escuché sólo murmullos
de viejos estudiantes
de otros años.

Quizá creí oír
por la soledad del edificio
de carteles minados,
prometiendo cambios.

La desilusión y el silencio,
gritan allí adentro…
¡Todo está estático!


Ezequiel Cámara
Mar del Plata, Buenos Aires, Argentina

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta publicación literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner